Misión imposible para cuba.

Home » Sport » Misión imposible para cuba.

Ecos del premier 12

Habíamos dicho tras el triunfo sobre Australia que la selección cubana no solo no era favorita ante Corea, sino que estaba muy lejos del nivel que ese elenco plantea hoy sobre los terrenos de béisbol. Pero también dijimos que se le podía vencer.

La aplastante realidad pasó encima del optimismo que nos envuelve cuando se trata de bolas y strikes,  pues los surcoreanos anotaron ante el pitcheo cubano la mayor cantidad de carreras (7) en lo que va de Premier 12, con su mejor alforja de jits (9), aun cuando su elitista cuerpo de lanzadores soportó la más abultada producción de imparables (7) en el certamen, pues a Canadá la dejo en tres  y a Australia en uno. Es decir, toleró solo una carrera en 24 entradas y aceptó 11 indiscutibles.

 Como pocos dormimos en esa otra fatídica madrugada beisbolera, no menester narrar los detalles, solo apuntar que las dos del segundo se gestaron por el descontrol del abridor Yousimar Cousin (Pelotazo y Boleto), y que el racimo de cuatro en el quinto encontró el mismo combustible: otro bolazo y otra transferencia, lo cual estresa al montículo caribeño ante bateadores que exprimen a los serpentineros con excelente trabajo de contactos, producto de un swing que siempre pone la bola en juego y desgasta a su oponente, a diferencia de lo que hacen los nuestros.

Prueba de ello es que cada surcoreano en home exigió entre siete y ocho lanzamientos, eso es disciplina táctica y muchas horas de labor.

Entonces, ¿por qué afirmamos que se podía ganar?

Primero, porque aunque Korea le pasó por encima con una aplastante aplanadora de buen béisbol, este equipo tiene potencia necesaria para lograrlo,  y segundo, porque pensamos en una actitud desde la dirección del conjunto caribeño que buscara en la alineación la manera de atacar a su rival, de ponerlo a prueba. Sin embargo, optó por no mover sus piezas, dejando a las mismas que no fueron capaces, ante una exigencia menor, de producir.

Solo modificó al quinto bate, cuando a nuestro juicio debería acudir a una mayor transformación, entre ellas quitarle responsabilidad a Yurisbel Gracial, sin sacarlo de la alineación, y enviar a otro jardinero por Cepeda, con lo que podría crecer en velocidad y darle protección a un extraclase como el espirituano.

El Premier 12, el Clásico Mundial, la Serie del Caribe, los preolímpicos que jugaremos el próximo año en pos de alcanzar el boleto a Tokio 2020, son de muy poca duración y en ellos no debe existir el inmovilismo en las alineaciones, porque no hay tiempo de recuperación, demandan soluciones en el propio juego y el que esté mal, aunque sea una estrella, o se le quita responsabilidad o se prescinde de él.

Cuando no se actúa así entonces hay que contemplar cómo 22 jugadores cubanos estuvieron en posición anotadora y solo dos fueron impulsados y se llega a un resultado, creo que inédito, para la pelota cubana: en Premier 12 no dimos extrabases, el average fue 163, el slugging igual, OBP de 202, OPS de 365, con tres carreras en 24 capítulos, es como si hubiéramos ido sin bateadores. Por eso coincido con aquellos que opinan que jugamos una pelota más mala que hace 20 años .

Para colmo sin hombres como aquellos, capaces de cambiar un duelo en nada; pero, además, los que si no lo hacen igual, son los adversarios. Y por ahí tenemos una tarea pendiente, la efectividad, clave en el béisbol moderno, que pasa por explotar cada posibilidad que brinda el juego, tanto a la ofensiva como a la defensa, comenzando esta desde el pitcher.

Pero eso no se logra con jugadores inamovibles, porque se hipoteca la riqueza táctica. Aunque el director  es el protagonista en la toma de decisiones, lo anterior es trabajo de la dirección técnica, que no es una tarea de oficina. Requiere de mucha observación de terreno en situación de competencia, entiéndase nuestras temporadas nacionales. Un resultado se labra en el escenario donde se desarrolla el deportista, y en mejorar a domicilio, ya que  si no bateamos ahora es porque la exigencia en casa no es alta.

Conclusión

El Premier 12 fue una misión imposible y difícil será también conseguir el pasaje a Tokio 2020, pero sigo diciendo que hay material humano para lograrlo. Quedan por delante esta etapa reñidísima de la campaña en casa. Luego los play off y la Serie del Caribe, para sacar un buen equipo al preolímpico de Arizona, Estados Unidos, aunque también es cierto que la solución no estaría en muchos de estos peloteros, de brillantes carreras, pero ya sin sus mejores credenciales. Y sí, se perdió una batalla, pero la lucha sigue, la pelota se parece al país.

 Amigos los invito a que debatan en buen cubano y juntos aportemos soluciones las que creamos son las mejores.

Para al final sacar sus conclusiones.

Hasta la próxima…

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *